La capital del Big Three en quiebra

La capital del Big Three en quiebra

Detroit tiene una deuda de 18.500 millones de dólares, la mayor suspensión de pagos municipal de la historia de Estados Unidos.

Un tribunal de apelaciones de Michigan suspende temporalmente la orden judicial emitida el pasado jueves por la juez Rosemarie Aquilina para que la ciudad de Detroit retirara su declaración de quiebra. Aquilina considera que la solicitud de quiebra viola la Constitución y que reduciría pensiones que están protegidas por ley.

Según el diario Wall Street Journal, la decisión alcanzada pone en suspenso las órdenes de los tribunales inferiores y cualquier otro procedimiento que cuestione la petición de bancarrota hasta que se resuelva la apelación presentada por Bill Schuette, fiscal general de Michigan, para conseguir la autorización de declaración de bancarrota.

Con una deuda de 18.500 millones de dólares, la quiebra declarada el pasado jueves por Detroit es la mayor suspensión de pagos municipal de la historia de Estados Unidos

Detroit fue considerada durante años la cuna de la industria automovilística de EE.UU, sede del Big Three, General Motors, Ford y Chrysler. Tan importante era la industria automotriz que solía decirse “como le vaya General Motors, así irá la economía americana”.

Desde entonces Detroit ha perdido el 63% de su población. El auge de la industrialización atrajo a los pobladores pero menos fábricas supusieron menos oportunidades de trabajo lo que conllevó menos población. Tras décadas de declive y una decadencia iniciada en los años 60, su bancarrota no ha sido producto de la crisis, si no la conclusión de una larga agonía. Detroit llegó a tener una población de casi dos millones de habitantes, hoy tiene algo más de 700.000.  Y es que sólo en esta última década ha perdido otro 25% de la población.

Consecuencia de esta despoblación masiva y el abandono de fábricas son los 800.000 edificios vacíos, la mayoría en ruinas, y la  demolición de rascacielos y edificios clásicos. Los grandes almacenes Hudson’s fueron derrumbados en 1998. Lo mismo sucedió en 2005 con el hotel Detroit Statler.

El precio medio de una vivienda en Detroit es de 9.000 dólares (7.000 euros).  Se venden casa por un precio simbólico de un dólar con tal de marcharse cuanto antes.  Este abandono desmesurado de viviendas ha propiciado la degeneración de la llamada Noche del Diablo, el 30 de octubre. Un día tradicional de bromas nacida en los años 30 y que desde los años 80 pasó a ser una noche de incendios. En 2012 se registraron 93 incendios en la víspera de Halloween y en 2007 fueron147. Desde luego cifras alarmantes pero todavía lejos de las más de 800 que se quemaron en 1984.

La media de incendios en Detroit es de 30 al día, lo que ha llevado al Gobierno municipal a colocar carteles en las casa abandonadas de “este edificio está siendo vigilado”.  Hay en Detroit 46 estaciones de bomberos, con 881 efectivos y 248 médicos.

Michigan cuenta con las dos ciudades más violentas de EEUU, la primera es Flint y la segunda Detroit con casi 22 crímenes por cada 1000 habitantes en 2011. Ambas a poco más de una hora de distancia.

El desempleo es del 16%, aunque la tasa no oficial habla del 50% de paro real sumado a que un 36,2% de los residentes viven por debajo del nivel de la pobreza y un 47% de analfabetismo.

Los servicios municipales básicos subsisten en zonas por donaciones privadas, así sólo el 40% del alumbrado en las calles funciona. Asimismo, barrios enteros se encuentran desiertos y otros son inseguros debido a que la policía se encuentra desbordada.

The abandoned skyscrapers of Detroit – The Telegraph

About author

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *