Spain is different, viaje al País de los Enanos.

La prensa internacional se hace eco de la desvergüenza del gobierno español y Rajoy acapara titulares. The New York Times:” El Premier Ministro de España se niega a dimitir en escándalo de fraude”. Le Monde: “El caso Bárcenas debilita cada día un poco más al Gobierno español”. El Nuevo Herald: “Rajoy sigue aferrado a su cargo”. The Wasington Post: “El Primer Ministro de España resiste las demandas de renuncia en medio del escándalo de corrupción enfureciendo a la nación”.

Y es que Spain is different hasta en política. Un diputado en Reino Unido jamás podría pensar en no contestar a una pregunta de un periodista, dar una rueda de prensa a través de un plasma, no comparecer o imponer preguntas. Un congresista americano podría dimitir por una foto ridícula.

El exministro, del Partido Liberal Demócrata británico, Chris Huhne anunció el 4 de febrero de 2013 que dimitirá de su escaño tras intentar ocultar una infracción de tráfico de la que responsabilizó a su entonces esposa.

El representante estadounidense Chris Lee, un republicano casado, ha dimitido de su cargo en el Congreso después de que se revelara que envió mensajes de coqueteo a otra mujer en una web de contactos de Internet.

Mientras tanto en España, lejos de la dimisión y frente a un escándalo de corrupción Mariano insiste en que no va a ceder a «chantajes» y María Dolores Cospedal, secretaria general del Partido Popular, lo denomina acusaciones difamatorias.  Aunque su extesorero del partido reconozca que ha hecho pagos a Rajoy, Cospedal y demás.

El 16 de octubre del 2004, Xesús Fraga publica en La Voz de Galicia un artículo sobre dos de los libros de Celso Emilio Ferreiro, Longa noite de pedra (1962) y Viaxe ao país dos ananos (1968). El primero lo describía como un “símbolo de la silenciosa resistencia en un país carente de libertades”; y el  segundo como “la crítica a quien reduce a un enanismo las convicciones morales e ideológicas”.

Pues bien, hoy más que nunca vivimos en O país dos ananos. Un Estado  “en él que no se renuncia por cuestiones éticas” como muy acertadamente publicaba Miguel-Anxo Murado en The Guardian.

About author

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *