WILD WILD WEST

WILD WILD WEST

Desde 1982 han sido llevados a cabo 62 asesinatos masivos en Estados Unidos, tres cuartos de las 139 armas usadas fueron adquiridas legalmente. De ellas, más de 60 eran pistolas semi-automáticas y más de 30 eran armas de asalto. La última de estas masacres perpetrada con armas de fuego, en la escuela de la localidad de Newtown (Connecticut). En ella murieron una veintena de niños y el propio asaltante. Incluso en una nación con un largo y familiar historial de masacres con armas de fuego -Columbine, Virginia Tech, Aurora, Jonesboro y muchos otros-, las muertes en la escuela elemental Sandy Hook tienen un efecto impactante.

En un país con un total de 300 millones de armas estimadas, donde el derecho a portar armas se menciona en una constitución que cuenta con más de un siglo de vigencia, los defensores de mayores controles armamentísticos dudan que el cambio esté próximo.

Lejos de restringir la posesión de armas y demasiado cerca del salvaje oeste se plantean medias tan disparatadas como armar a los profesores. Algunos legisladores de los estados como Virginia, Carolina del Norte, Minesota o Florida consideran necesario que profesores y personal administrativo puedan portar armas para proteger a los alumnos de eventuales ataques. En Oregón y Dakota del Sur parlamentarios estatales del Partido Republicano están apoyando esa misma idea. Los colegios “son blancos fáciles” y es “increíblemente irresponsable dejarlos indefensos”,  se escuda el legislador estatal Marcos McCullough, republicano de Oklahoma. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se comprometió a presentar propuestas “específicas” para un mayor control del armamento en manos particulares, al señalar que el país sufre una “epidemia” de violencia con armas de fuego.

Mientras tanto las ventas de mochilas para niños resistentes a las balas y de otros productos como pantalones blindados siguen aumentando.  Así es, padres “desesperados” que buscan  proteger a sus hijos como mochilas blindadas que pueden llegar a costar 400 dólares.

300 millones de armas en los EEUU, un arma en más del 38% de los hogares. Señores legisladores, la respuesta está en sus manos.

About author

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *